26 ago. 2011

Otra oportunidad

Y ese señor que podría ser mi abuelo me dijo: “ese chico no te conviene”, y la chica le respondió, “si ya lo sé, pero necesito equivocarme por mi misma y así lo comprenderé mejor y me quedara más claro”. Con una sonrisa ese ser asintió, y dijo, “si así es, está bien”. Como con esa chispa, que sabia que le daría un calambre y aun así tenia que tocar, aprender la lección experimentando mejor que memorizando.

Ese ser sabía que no tenía importancia lo que decidiese, lo importante era que tomase su propia decisión.

No conocía a ese señor, nunca había visto a ese chico, y la chica desde luego físicamente no era yo, aun así lo estaba viviendo sin encontrarle relación al despertar (o empezar a soñar).
Tal vez ya lo había vivido en otra vida, tal vez era un señal de lo que estaba pasando y pasaría, como muchas señales, pero cerraba los ojos para no verlo, aunque de poco sirve porque luego te chocas y encimas no sabes con que, yendo a contracorriente pensando que así cambiaría el curso del río, quería que fuese ser verdad, todo era muy bonito.. o sólo era una ilusión?

Como en la película encantada me había enamorado de un príncipe al que solo había visto un día, pero habíamos hablado, su música me transportaba y su esencia me llenaba. Confiaba en su sinceridad, creía conocerle, creía que se conocía… pero pasó el tiempo y seguía la duda de si me engañó o se engañó a si mismo, viene a ser lo mismo, y seguramente influyeron más factores que tal vez nunca llegue a conocer, tal vez no importan.

Tal vez no era el momento, tenía que seguir conociéndome más a mi misma, llegar a quererme tanto que sintiese que no hacia falta nadie más a mi lado, seguir profundizando en el concepto de libertad para tener claro que no volvería a ponerme las cadenas de las que con tanto esfuerzo me había librado, saber que a mi alma le gustaba volar y las limitaciones de las jaulas se lo impedían, aunque tampoco eran reales… Seguir profundizando en el concepto de relación que quería, tener aun mas claro la importancia de la sinceridad aunque se tratase de amistad, comprender el daño que yo misma podría haber causado a otras personas, sentirlo en primera persona…

Tal vez no llegue el momento, porque tal vez no era la persona… y siga en el proceso de aceptarlo. Porque un sentimiento me dice que sí y un pensamiento que no, y en este caso, no logro encontrar esa unión que me muestre lo global, que me ayude a entender. Y a veces mi mente me decía que sí, confiando en tus 13 palabras, y mientras te creía un sentimiento me decía que no, lágrimas y sonrisas, tan solo eran emociones confundiendo a los pensamientos.

Demasiadas veces me quede esperando, muchas mas de las que la lógica me habría permitido, confiando en que era verdad y llegaría el momento… Confiando en que si no lo fuera me lo dirías, creyendo en ti… Quería darte otra oportunidad… y así otra vez, y otra más… Hasta que comprendí que no te las estaba dando a ti, que ni siquiera me las estabas pidiendo, si no a mí, que una y otra vez repetía el mismo error para comprender la lección, cuando mis sueños ya desde un principio me avisaban pero los quise ignorar, como tantas veces…pero prefería pensar que esa parte de mi se equivocaba para seguir alimentando una perfecta ilusión.

Manteniendo esa puerta abierta, que no supiste o no quisiste cerrar. Intentando no escribirte, intentando olvidarte… pero un impulso superior me hacia recordarte, y volver a escribirte… Hasta que conseguí borrarte… al menos de mis contactos. Cerrando la puerta, porque ahora mismo ya ni quiero entrar. Para intentar dejar de pensar en ti, porque tal vez tú ya hayas dejado de pensar en mí…

Y lo haré aunque siga sin tenerlo claro, pero mi interior me dice que me equivoqué, y hoy lo voy a aceptar, de ese error aprendí bastante y necesito pasar a la siguiente lección. Me voy a creer para dejar de engañarme, para acabar con ese bloqueo en la garganta por no ser capaz de decirme una mentira menor, dejando de aparentar esa indiferencia y reconociendo mi sensibilidad que se oculta tras ese muro de fuerza.

La ilusión ha terminado, con ese mensaje no entregado, con algo escrito que no leerás, con eso a lo que has renunciado sin haberlo conocido, sin haberlo decidido, porque si no luchas por tu libertad te venderán por 20 dólares antiguos… Sea cual sea tu camino, yo continuo por el mío, sabiendo que fuera de esta función de teatro yo soy tú, y tú eres yo, sin disfraces. Inlakech


7 comentarios:

  1. Hola Lenina:

    qué valiente eres, por compartir estos sentimientos aquí. Yo también he sentido esto que cuentas muchas veces.

    El miedo construye muros que nos impiden vivir lo que la vida nos trae en cada momento. Nos pasa a todos pero lo vemos más claro cuando lo vemos en los demás.

    Gracias por el texto y el dibujo del puzzle, genial como siempre.

    Clara

    ResponderEliminar
  2. Gracias Claraluz, pues yo es la primera vez.. sentir tanto para luego no enteder que ha pasado, no tener respuestas.. Necesitaba expresarlo para no llevarlo dentro, para dejar de pensar en ello y que sea el
    tiempo el que decida lo que tenia que ser y aceptarlo.

    El problema es que no nos llegamos a conocer, ni yo a él ni él a mí, pero curiosamente el otro día un amigo me calculó su diseño humano en base al día y hora de nacimiento y me ha dado muchas claves para saber en que nos completabamos, como es por dentro y me encaja con sus actos, por eso no le puedo juzgarle, le comprendo, aunque también creo que le falta todavía mucha madurez...

    Lo importante es que he aprendido mucho, a principio pensaba que después de eso había cogido miedo a poder entregarme a otra persona para no tener que volverlo pasarlo mal, pero en realidad ahora tengo una mayor consciencia que si no siento que con esa persona estoy en equilibrio y tiene un nivel de "evolución" similar al mío no habrá nada más que amistad, y es complicado que encima exista la conexión que busco jeje el destino sabrá si tiene que cruzarse en mi camino esa alma gemela, o tal vez ya se ha cruzado pero no la he reconocido o no me ha reconocido aun por el disfraz de cuerpo que llevamos jeje, si llega esa oportunidad bien y si no también, yo estoy en equilibrio conmigo misma, tú me entiendes ;)

    ResponderEliminar
  3. Sí, Lenina, está muy bien expresar las cosas, ayuda a soltarlas y compartirlo ayuda a otros también, muchas gracias.

    Creo que te entiendo y me pregunto por qué nos cuesta tanto darnos cuando encontramos a alguien con quien claramente existe esa afinidad, esa complicidad misteriosa. ¿De qué tenemos tanto miedo?

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti ;) Bueno, pues yo creo porque a veces es una ilusion, y nos damos por completo a la persona sin miedo, y luego duele saber que eso no existia, que era mas el resultado que deseabamos pero no el real, duele aceptar las equivocaciones. Y luego claro, ya te viene ese miedo a que vuelva a ser una ilusion, y prefieres no implicarte para no sufrir luego... Creo que ninguna de las dos es correcta, acepto que aun no he encontrado el equilibrio en ese aspecto.
    Claro que si uno siente que existe esa afinidad habra que aprender a confiar, porque con miedo uno se estanca... Y como me dijo ese maestro en sueños, equivocarse si hace falta para aprender jeje
    Yo la verdad que sigo con cacao mental, una asignatura pendiente pero por el momento se me han quitado las ganas de ir clase jeje

    ResponderEliminar
  5. Sí, es un asunto delicado, aprender a confiar y dar lo mejor de una sin miedo pero sin perder el sentido de la realidad ...

    Yo diría que es un arte

    No sé si eso se puede aprender en clase ;-)

    ResponderEliminar
  6. En clase de la escuela de la vida aqui en la tierra seguro que si jeje Son unas practicas que hay, no se cuando me volvere a coger esa asignatura, a ver si cambian el profe que el anterior me metio mucha caña..jaja

    Es lo que hablabamos en tu post sobre el deseo y lo q te contaba sobre aprender a sumar sin imaginarte el resultado, eso es el amor, dar sin esperar nada a cambio, porque mi error era quedarme a esperar eso a cambio, y en el fondo todos te recompesan y te enseñan algo valioso, aunque no sea lo que quieras aprender en ese momento... Hasta aqui he aprendido, hasta mi proxima clase...jeje

    ResponderEliminar
  7. Claro, el sentimiento de dar sin esperar nada a cambio es el verdadero amor, sin duda.

    Sin embargo, en las relaciones concretas, en lo operativo, tiene que existir un equilibiro entre el dar y el recibir, si no las cosas no funcionan. La vida es eso: un equilibiro entre flujos entrantes y salientes.

    ResponderEliminar