1 ene. 2011

Mis intereses a lo largo de mi vida

En los últimos 10 años de mi vida aproximadamente, he intentado encontrar aquello que me motivaría para “siempre”, a lo que dedicaría mi tiempo en lo que se conoce como trabajo, y que haría que fuese feliz y me sintiese realizada. Sin embargo, he llegado a la conclusión que no hay NADA que pueda realizar de forma continua sin que llegue a cansarme, que poseo una capacidad superior a la media de motivación inicial, de sentir las cosas, es decir, algo puede llegar a interesarme muchísimo en poquisímo tiempo, de una forma tan intensa que hace que todo lo demás se me olvide, pero ya sé que en cualquier momento puede desaparecer al interesarme nuevas cosas, aunque lo normal es que siempre haya varias a la vez, mi mente necesita pensar en muchas cosas a la vez, está acostumbrada al caos y a la desorganización continua.


He decidido hacerme una lista con todo aquello que me ha interesado y he estudiado o trabajado, para ver todos los campos por las que más o menos he pasado, aunque muchos de ellos se repiten, aparecieron en su día de una forma y se repitieron después de muchos años en otra forma que podría considerarse distinta pero tiene la misma base.

Lo que no soy capaz es de recordar en que momento se sitúa cada uno exactamente, sobre todo en la infancia (supongo que podría mirar diarios, buscar “trabajos” míos en el desván y comparar fechas…pero no me apetece investigar, tampoco creo que sea relevante para mí saber en que momento exacto ocurrió), aunque intentaré ponerlos “más o menos” por orden cronológico.

Importante: esto no es nada “tradicional”, no todas son cosas que me gustan ahora mismo, si no que me han interesado o he hecho durante alguna etapa de mi vida, no tiene nada de curriculum, por eso la mayoría de las cosas no son “demostrables” mediante diploma ni nada por el estilo, seguramente son cosas corrientes que la mayoría también habrá experimentado, estudiado, investigado, probado…en fin!

Infancia:

Jugar: cómo cualquier niño, supongo que mi primera afición fue esta. Quizás con la particularidad de que vivía en un pueblo muuuy pequeño donde había pocos niños (contados, encima a pesar que algunos eran familiares había problemas y discusiones entre nuestros padres/abuelos etc que hacía que no pudiésemos casi ni saludarnos) y a veces tenía que jugar sola. Me gustaba más porque con otros niños, excepto con mis mejores amigas, tenía que jugar a lo que los otros decidían, y nunca he destacado en el papel de líder, obligar a los demás a hacer lo que yo quisiese. Cuando jugaba sola me inventaba historias, no necesitaba más que hojas, piedras… para imaginarme situaciones de lo más extrañas. Recuerdo que me gustaba montar “ciudades” con todo aquello que me encontraba, pero cuando la tenía terminada, digamos que había hecho casas, situado a mis muñequitos, creado un sistema comercial (les daba a cada uno dinero y les hacia profesiones, tiendas, etc), cuando mejor estaba lo destruía porque ya no me divertía (y porque mi madre me decía que desmontase todo aquello, como mucho me dejaba tenerlo unos cuantos días…)

Pintura: empecé con los típicos colores y plastidecores. Lo pongo en segundo lugar, porque los inicios los sitúo en los 2-3 años, tengo “obras de arte” debajo de mi cama, debajo de las mesas, y en las paredes han desaparecido jeje. También me daba por pintar piedras, a raíz de una actividad que tuvimos en clase, además de hacer lo típico, cosas del art attack de Disney y demás. (Con 5 años recuerdo en el colegio haber vendido mis dibujos a otros niños, lo que ellos no sabían era que los había calcado jeje). Después me interesé de una forma más “profesional”, pasé a las acuarelas, témperas, dibujo con lápiz, plumilla, carboncillo, óleo. Es algo que ha estado presente hasta los 12 años aproximadamente. Mi pintor favorito, creo que Dalí.

Leer: leía cuentos, poesías, novelas, de todo un poco, normalmente libros al azar de mi casa (mi padre tenía la extraña costumbre de coleccionar libros, porque los compraba pero no leía, lo hacía para adornar las estanterías…), tampoco iba a la biblioteca, así que leía lo que había o lo que me mandaban en el colegio. Llegaba a terminarme un libro en un día si me gustaba mucho. Pero con 16 años o así dejó de interesarme, estuve muchos años sin volver a coger un libro voluntariamente…

Escribir: empecé desde muy pequeñita a escribir mis propios cuentos, los encuadernaba con cartón, donde ponía el título y dibujaba la portada, lo unía todo con celo o grapas. También escribía poesías, participaba en concursos, escribía para trabajos de mi hermana, que me sacaba 3 años, pero cuando llevaba lo que yo escribía recibía felicitaciones y buenas notas en su clase. También tengo un libro de ejercicios que consistía en escribir historias, y por ejemplo, argumentar desde un punto de vista y luego defender el contrario…tengo que recuperar todo eso para utilizarlo!

Escultura: empecé de una forma que hasta casi me da vergüenza, pero bueno, era una niña… Hacía figuras con barro de dos formas, mezclaba la tierra con agua (no daba muy buenos resultados y acababa perdida), cogía terrones grandes y secos, y según la inspiración les iba “raspando” hasta transformarlo en algo, generalmente obras abstractas que para mí tenían un significado. Visto lo que me manchaba, mis padres decidieron comprarme arcilla, con la que era mucho más fácil expresar lo que yo quería. Cuando hacía manualidades me esforzaba mucho en que quedasen bien, la mayoría servían luego como regalo principalmente a mis padres.

Geología: un día mi padre me trajo un fosil de una piedra que era una concha, me quedé fascinada. Desde ese día comencé a buscarlos y a coleccionarlos, tenía tantos que los clasificaba en botes de cristal, y aún conservo, aunque muchos me los tiró mi madre, decía que para que quería tantas “piedras”. Me interesé por la formación de la tierra, observaba las rocas, las montañas, que estructuras seguían, estudié las distintas etapas que había…incluso empecé a escribir teorías sobre la formación de la Tierra, de las estrellas y el Universo basándome en conclusiones propias (se podría decir que sin fundamento porque no sabía nada realmente pero tenía imaginación, por ejemplo una teoría era que todos eran astros que seguían un ciclo, así la tierra en su día fue una estrella que se congeló, y estaría ahora en un proceso muy lento de descongelación, y las estrellas igual, se apagan y encienden digamos), creyendo firmemente que cuando fuese mayor estudiaría geología y descubriría el verdadero origen, si ya siendo tan pequeña sentía que sabía más (o creía saber más) que la mayoría de adultos. Tenía una libreta donde escribía todo eso, supongo que también estará por el desván…

Veterinaria: me encantaban los animales, quería estudiar algo que ayudase a salvarlos, pero no lo típico de perros y gatos, quería entender de todo tipo de especies. Más tarde entendí que lo que no me gustaba nada era la medicina, y ver que estaba relacionado hizo que me olvidara, además mi padre empezó a intentar convencerme que estudiara veterinaria para entrar en el ejercito, que decía que iba a ganar más o no sé que chorradas, y claro, en el momento que veía que alguien estaba intentando decidir mi futuro perdía todo el interés por ello. Tuve la suerte de crecer con todo tipo de animales, y la mala suerte que algunos de ellos querían destinarlos al consumo, cuando yo les había cogido un tremendo cariño (provoqué muchos conflictos, y acabé con la ilusión de mi abuela de que fuera a dedicarme a la agricultura y ganadería como ellos).    

También me pasaba horas observando al animal que más admiro, las águilas, estudiando sus comportamientos, viendo como los odiosos cuervos trataban de molestarlas (ellos podían “atacar” en grupos de cientos incluso, mientras que ellas siempre solían estar solas, y al final, les bastaba con volar más alto para dejarlas abajo, eran inalcanzables para ellos). Supongo que me sentía identificada con su espíritu, y deseaba sentir esa sensación de volar tan alto, tan libre, y dejar abajo todo lo que me molestaba para que no pudiese influirme.

Activista: soñaba con pertenecer al Greenpeace, dedicar mi vida a defender a los animales y a la naturaleza, ya que no podía entender el mundo, no comprendía cómo gente podía estar destruyendo tantos bosques, matando y torturando animales, porque nadie hacía nada, porque al mundo le interesaba más el dinero que conservar algo tan valioso e importante para nuestra vida…Tenía una mentalidad idealista. También me prometía a mí misma ser solidaria cuando fuese mayor, cuando iba a la ciudad y veía a la gente pedir me daba una pena enorme, pensaba dedicar todo lo que ganaría a los pobre. O ver por la tele la pobreza en otros países, como los niños en África. (Aún conservo unas imágenes impactantes, de ver como los buitres se comían a un niño africano, de ver ese tipo de documentales, y pensar: cómo el periodista está grabando y no hace nada, cómo la gente sabe que existe este tipo de cosas y lo permite…)

Mitología: me encantaba leer cosas de la griega en especial, también la romana pero en algunos momentos las confundía, más tarde veía series como Hércules o Xena y podía ver aquello que había imaginado. También me interesaba mucho todo lo relacionado con los egipcios, y me prometía a mí misma que cuando fuese mayor tenía que ir a visitar las pirámides (todavía no he cumplido ese sueño). También me gustaban los celtas, los mayas, y me atraían las historias de la Atlantida.

Astronomía: en parte relacionado con lo anterior, aunque tuve una época en que quería ser astronauta porque lo encontraba muy complejo, debía ser fascinante poder viajar a la Luna, o yo creía que cuando fuese mayor ya descubrían la tecnología para viajar a otros planetas. Me encantaba mirar a las estrellas, estudiar las constelaciones y ver estrellas fugaces (a las que pedía un deseo). Imaginarme la vida extraterrestre y contactar con seres superiores que daba por hecho que existían.

Astrología: hubo un tiempo en que creía o quería creer que el destino de las personas estaba influido por los astros y me dediqué a estudiarlo. Me interesaba por los misterios de la vida, el zodiaco, aprendí cosas del tarot, a hacer cartas astrales, hacía mis propias predicciones, intentaba adivinar mi futuro, me interesaba la magia, los hechizos, vudú, espiritismo, de todo un poco jeje. Influenciada por el interés de mis padres en este tipo de cosas, como las predicciones de Nostradamus, el significado de los sueños… También me llamaba la atención el calendario chino, el hinduismo, la reencarnación, el budismo…pero todo eso de los 10 a 15 años como mucho. Después dejé de creer, incluso me parecían chorradas.

Biología: empezó con lo que aprendí en clase, pero por mi cuenta buscaba más información, e incluso consideraba la posibilidad de dedicarme a ello. Me gustaba la genética, saber que la información se transmite de generación en generación mediante el ADN, leía los estudios de Mendel, en los animales observaba como se cumplía, hacía mis predicciones sobre cómo sería la descendencia de ejemplo cercanos como cuando se quedó preñada nuestra perrita. También tenía un microscopio, y pasé algún tiempo examinando cualquier cosa que encontraba, recolectando y ordenando muestras. Admiraba  a Darwin por su teoría, pero bueno, todo eso ya dentro de algo más general que consistía en descubrir el origen de la tierra, el universo, y de las especies.

Adolescencia:

Fiesta: empecé “tarde”, con 15 o 16 años empecé a salir, porque fue a los 15 cuando nos fuimos a una “ciudad”. Es algo que ha ocupado esos años de mi vida, en que mis “únicos” intereses era salir de fiesta con amigas/os, en diferentes sitios, y que se podría resumir como bailar, alcohol (grandes borracheras), tabaco, drogas más adelante (y rock and roll no porque no me gustaba jeje en todo caso hip hop). Vivía pensando en el fin de semana, y en hacer todo aquello que se me prohibía para manifestar mi libertad, mi derecho a hacer todo lo que quería a pesar de que dijeran que estaba mal (la mayoría de cosas que hacía ahora entiendo que no las hacía porque quería realmente, si no por sentir que podía hacerlo a pesar de las consecuencias). Fue mi época (como de la mayoría) de rebeldía, en que sólo pensaba en largarme de casa (que hice con 18 años) y vivir mi vida.

Sexo: supongo que muchos no la incluirían, pero para mí fue un gran descubrimiento jeje. Más que teóricamente, que también, se trataba de prácticas. Para mi madre fue una desilusión, porque esperaba que encontrase a mi primer amor, con el que me casase y todo eso, pero yo me empeñaba en no comprometerme y tener rollos que me duraban cómo mucho un par de findes. Creía que siempre iba a ser libre, que tendría muchas experiencias, variedad, pero al final, sin darme cuenta, me enamoré y tuve pareja estable. Aún así encontré una persona con la que buscar el placer extremo, realizando mis fantasías, aunque todo esto quizás lo cuente en otro tipo de blog… Tenía una gran curiosidad por todo lo nuevo que suponía, me gustaba aprender y probar.

Madurez/juventud”, (época de los 18 a los veintantos, todo aquello que me ha interesado/estudiado/trabajado hasta el momento, que tengo 25 años).

Diseño: mi gran pasión supongo, el diseño aplicado a diferentes campos. En principio me gustaba la arquitectura, en especial el diseño de interiores. Luego me gustaba todo lo relacionado con el diseño de productos, moda, zapatos, envases, juguetes, automóviles…, y en especial, el diseño de mobiliario, al que pensaba dedicarme profesionalmente tras hacer un master (que no hice). Luego también me gustaba mucho el diseño gráfico, hacer carteles, diseño multimedia, de páginas web, también me planteé el diseño de videojuegos, y la animación es algo que me encanta.

Marketing y publicidad: con 22 o así tuve la asignatura del marketing y me marcó mucho, empecé a leer cosas por mi cuenta, me llamaba la atención especialmente el mundo de la publicidad, literalmente veía anuncios, los analizaba viendo los fallos que yo creía… También estuve mirando para hacer un master y cursos, me planteé que esa podía ser mi verdadera vocación, pero no tenía dinero suficiente, así que estuve probando la manera de conseguir un master con becas, como la de un concurso de una universidad privada, pero claro, mi nivel no era demostrable con el curriculum, así que tenía muy pocas posibilidades de conseguir algo así…

Comercial y ventas: nunca llegué a plantearme que sería lo que haría el resto de mi vida ni mucho menos. Entré de casualidad, buscaba dinero extra y de comercial resulta fácil conseguirlo (sobre todo en mis pésimas condiciones, pero bueno, es fácil engañar a los jóvenes cuando no tienen experiencia). Quería aprender a vender, me daba cuenta que mi gran fallo es que no sabía “vender” lo que hacía, y con este trabajo podía aprender cosas prácticas. También leí muchos libros, no sólo de comercial, si no basados en la manipulación de las personas, aprendí que era más fácil de lo que parecía… Fueron experiencias necesarias para darme cuenta años más tarde de muchas cosas, aunque no me enorgullece en absoluto mis ventas (no se como era capaz de engañar tanto a la gente sin sentirme mal por lo que hacía). Sobre todo aprendí gracias a mi jefe que se dedicó a formarme muy bien (le interesaba claro, pero entonces yo no lo veía así).

Ingeniería: no era lo que tenía en mente antes de elegir mi futuro, pero lo cierto es que me acabé metiendo e interesándome por ello… El mundo industrial me atraía, la tecnología, los materiales, las máquinas… Pero no, siempre pensé que a eso no me quería dedicar, el tipo de creatividad que puedes aplicar es muy limitado comparado con otras disciplinas artísticas, hay poca innovación porque todo se basa en lo económico (sólo interesa si produce rentabilidad).

Destapa-estafas: realmente no se como expresarlo jeje, pero bueno, coincidiendo con mi despedida del trabajo de comercial me ofrecieron otra cosa, una especie de trabajo, inversión… Observé unos cuantos errores en la exposición del negocio, me hizo desconfiar y ponerme a investigar la empresa, todo lo relacionado con ese tipo de negocios. Tenía claro que era una estafa piramidal, y aprendí mucho sobre el tema. Pero algo en mi interior me decía que tenía que informar a la gente, porque en España no lo conocían y solo había publicidad “buena” de ellos. Hice un blog que abrió los ojos a mucha gente, me busqué problemas con la empresa en cuestión, le estaba quitando muchos potenciales “clientes”, porque los que ya estaban metidos era difícil que pudiesen ver la realidad, me impliqué muchísimo en la causa pero llegó a un punto que comprendí que era en exceso por las vueltas que le estaba dando todo el día a la cabeza… Así que lo dejé, después de comprobar que había contribuido a difundir la información y sobre todo iniciado que otros hablasen del tema para llegar a más gente. En mi entorno creo que no entendían muy bien mi lucha, pero bueno, tampoco entienden tanto el mundo de la manipulación (sectas de todo tipo, legales e invisibles a los ojos de los demás). Me sirvió de mucho esta etapa a nivel personal, aprendí a desconfiar y buscar la verdad, los verdaderos incentivos de la gente, y tristemente a aceptar que no puedes cambiar a las personas, que hay gente que vive feliz estafada, no lograrás ni siquiera a que vean la situación como para que encima quieran salir de ella…


Infraestructura vial: empecé a hacer prácticas en una empresa dedicada a ello entre otras cosas, el mundo del automóvil, su interacción con la carretera (peligros existentes, sistemas de protección..). Aprendí a investigar desde un punto de vista más “profesional”, a analizar situaciones, simplificar los problemas para resolverlos, representar la realidad mediante el cálculo numérico (una lata tener que ajustar por la cantidad de factores que intervienen y que hacen que no cuadre) para luego predecir los resultados en otros casos, teniendo en cuenta el error que se asume, interpretar las gráficas para extraer conclusiones (dios, como odio los informes jeje). También me interesé mucho por la seguridad vial, sobre todo el factor humano en los accidentes, como no las campañas de marketing de otros países, creía que lo importante era salvar vidas, pero perdí un poco el interés cuando comprendí que todo eran cifras económicas.

Reflexionar: esto no sabía ni si ponerlo, pero creo que ha sido muy importante en mí. Hace años comencé a sentir que las cosas fallaban, la necesidad de pararme a pensar, de analizar mi vida. No es una actividad como las otras, que diga: “¿Qué voy a hacer esta tarde? Me pongo a pensar” jeje, más bien algo que hacía por las noches sin querer ya que no me dejaba dormir.. En algunos momentos me creaba ansiedad, nervios bufff por eso me dí cuenta de que también era importante controlarlo, ya que rallarse en exceso no lleva a nada bueno (aunque no se si es peor no rallarse en absoluto por no ser capaz de pensar). Fueron momentos necesarios para darme cuenta que tenía que tomar decisiones para ir cambiando mi vida poco a poco, que ver que todo esta mal es bueno, pero hace falta después intentar que sean mejor. Por eso más tarde decidí hacerme el tatuaje y empezar a escribir un blog, una forma de empezar a “actuar” y “dejar” de mirar, pero sigue siendo necesario pararme a pensar de vez en cuando para seguir mejorando.


Filosofía: a raíz de lo anterior me empezó a interesar leer cosas de personas que pensaban por sí mismos, no sólo filósofos, ver como habían evolucionado las ideas a lo largo de los tiempos, ver las coincidencias, con lo que me yo me sentía identificada. Descubrí también el anarquismo individualista, leí cosas de Emile Armand y sentí admiración porque eran ideas propias, me sentía identificada en su forma de razonar las cosas... También leo sobre movimientos o filosofías con las que no estoy de acuerdo (básicamente el resto), para analizar en lo que creo que falla, o ver que ciertos detalles si son lógicos, que comparto, pero ver que no se aplican o se aplican mal y porqué...

Cine: es reciente mi afición, pero porque tampoco antes conocía el “buen” cine (sólo veía alguna película que echaban por la tele, rara vez iba al cine, prefería irme de fiesta jeje), y lo único que me gustaba así más eran los cortos, sobre todo los de animación, y  los videoclips. Bueno, pues empecé a ver más películas que en toda mi vida (tener Internet ayudó bastante),  renació ese espíritu de saber lo que quiero hacer, y era dirigir y hacer guiones de películas, sólo que era bastante cara la formación, así que fui un poco por mi cuenta como afición. Desde hace unos meses estoy haciendo un curso taller de guión online que me permite aprender de forma más libre.

Escritura: Y lo que estoy haciendo básicamente ahora, me entraron las ganas de escribir, de transmitir en palabras todo lo que pasaba por mi mente para entenderlo mejor, sin ánimos ni siquiera de hacerlo bien. Tengo pensado también escribir cuentos o historias.

Economía/política: es más un interés, reciente también. Tas haber investigado las estafas piramidales me dí cuenta de otras muchas estafas, y empecé a querer saber más de todo, entender la sociedad en la que vivía y saber porque yo no encajaba. Me dí cuenta de tantas cosas que antes no había ni pensado… Quería entender el sistema, y saber todo aquello en lo que me habían engañado o manipulado, el porqué. Por eso empecé a odiar la política, los bancos, las empresas… Me gusta tanto leer libros, como ver documentales, leer entrevistas de gente que controla el tema, ver sus opiniones, leer otros blogs que tratan estos temas, analizar las noticias (ver ejemplos de manipulación en los medios de comunicación, como desinforman), conocer iniciativas que actúan contra el sistema, investigar en general para tener las ideas más claras y objetivas…


Historia: también me interesa conocer las diferentes culturas, la evolución de las civilizaciones, el origen del ser humano, analizar como hemos cambiado, ver como la historia es cíclica, los hechos se repiten, para después extrapolar lo que conozco y predecir el futuro, sin darle tampoco mucha importancia porque las conclusiones a las que llego no son que nuestro futuro inmediato vaya a ser mejor precisamente, y siendo optimista...

Dibujar: desde que tengo mi tableta digital me ha vuelto el gusanillo de dibujar y expresarme así, aunque de momento sigan siendo chorradas lo que hago porque saco tiempo para ello.

Y termino ya, porque empecé a escribir el año pasado pero ahora es insoportable escribir gracias al ruido de los petardazos en la calle, y sobre todo en el patio interior, se podían meter los petardos por el culo los subnormales…si parecen que están tirando bombas con el eco del ruido (han asustado un montón a mis animalitos). Objetivo antinavidad conseguido de momento, este año no he visto ni las campanadas jeje. Ya volveré a repasar esta entrada para ver si se me ha olvidado añadir alguna cosita, o si hay algo que mejor quito, o se me ha escapado alguna burrada... de momento lo publico, no creo que haya persona humana a la que le interese leer todo este rollazo! jeje

7 comentarios:

  1. ni las campanadas? pues sí que estás en contra de la navidad. :)

    Creo que no podría escribir tanto sobre mí, pero ni de coña. No tengo ni la mitad que contar. De pequeño era bueno buenísimo. De adolescente, bueno pero díscolo y de mayor... ¡ay, de mayor! amo la tranquilidad. Igual si me pongo y tal acabo escribiendo algo... pero me da que no tendré mucho que decir. bonita (y enorme) entrada.

    Un abrazo lenina!

    ResponderEliminar
  2. Enorme...pero si es un resumen!! jaja ;)

    ResponderEliminar
  3. Coincido con Armando, quizás haya pasado por etapas similares, pero no podría expresarlo tan bien,,, :)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. La vergüenza es el miedo a mostrarnos como somos, un miedo como otros que creo que no es propio, es adquirido, a "alguien" le interesa que la tengamos... Lo importante de escribir esta entrada es la sinceridad propia, no caer en el autoengaño, y fue importante para hacer un balance de lo que había "marcado" mi vida, con crítica interna incluida! jeje

    ResponderEliminar
  6. Hola Lenina,

    Me gusta y me asusta tu forma de expresarte, noto en ti una hiperactividad que me recuerda a mi mismo y por la que pienso que no he llegado a ser coronel, alcalde, director de una empresa o simplemente tener un puesto de trabajo decente. Pero es que me recuerdas a mi hasta cuando hablas del ruido de los petardos, a mi me molesta muchísimo el ruido, me encanta el silencio confortable en el que flotas como si fuera una corriente mansa de aguas frescas y cristalinas, donde realmente te encuentras a ti mismo, con el ruido es imposible.
    Lo que yo pienso es que cuando se encuentra a la media naranja es para siempre, lo se, soy muy clásico en eso, pero así somos los románticos.
    Bueno resumiendo, felicidades por tu original blog y gran elocuencia y original forma de expresarte sin tapujos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Pedro, gracias por el comentario! Yo ni he llegado ni quiero llegar a ser nada de eso, el mejor trabajo será aquel que pueda hacer libremente cuando me apetezca, sin ninguna imposición de tiempo o de cosas que tengo que realizar, y tampoco quiero ser jefa de nadie por lo mismo, ni mandar ni que manden en mi (trabajo=esclavitud). Y lo del ruido... he estado varios meses con hipersensibilidad al ruido de hecho, algo que se hacia muy dificil explicar a la gente, porque todo se me hacia insoportable :( Donde este el silencio, o sonidos naturales y armonicos...q asco las ciudades jeje
    Y también creo que debe existir un alma gemela, pero de momento no puedo afirmarlo http://miliberin.blogspot.com/2011/02/reflexiones-sobre-las-almas-gemelas.html

    ResponderEliminar